Paisaje

Casi en su totalidad, su territorio está formado por aluviones que en el Cuaternario fue dejando con sus inundaciones el río Aragón. Tienen importancia los depósitos cuaternarios, en especial las terrazas fluviales, constituidas por gravas, arenas, limos y arcillas sin consolidar, en las que se localizan los mejores campos de cultivo. Estas terrazas fluviales recubren los materiales del terciario continental. Presencia de glacis de erosión formados con materiales finos como arcillas y limos, presentan, además, cantos angulosos.

La zona se caracteriza por su poblamiento concentrado, es decir, se da una concentración de las casas rurales. Estas suelen levantarse con cubierta a dos aguas y caballete paralelo a la fachada o de un agua y vertiendo a esta.