Historia

Los orígenes de Marcilla son inciertos. Se cree que pudo ser  fundada oficialmente por el rey visigodo Gundemaro hacia el año 610, el cual erigió un monasterio. No obstante, sobre el territorio existieron asentamientos anteriores, que datan de época romana, como certifican los numerosos restos rescatados recientemente.

Las primeras noticias históricas dignas de credito datan de la Edad Media. En 1120, Alfonso I el Batallador, rey de Aragón y de Pamplona, concede a Marcilla los mismos Fueros que disfrutaba Calahorra. Su sucesor  García Ramírez, el restaurador, donó al obispo de Pamplona, don Lope, la Villa de Marcilla.

Años más tarde, en 1160, la esposa de Sancho el Sabio, doña Sancha, funda un monasterio de  monjas cistercienses, a quines se les convierte en dueñas del señorío de Marcilla hasta el año 1407 . Aparece escrito por primera vez en el siglo XIII.

En 1429, Mosén Pierres de Peralta consiguió que Carlos III desterrase a las monjas cistercienses a Cambrón, acaparando en su provecho el completo señorío del pueblo y de todas las tierras que le correspondían. Estas pasaron ulteriormente a sus descendientes los marqueses de Falces.

A Mosén Pierres de Peralta se debe la construcción del palacio-fortaleza de estilo gótico-civil, defendido valientemente en 1516 por Ana de Velasco ante las fuerzas del coronel Villalba, mandado por el Cardenal Cisneros. Posteriormente pasaría a sus herederos, los marqueses de Falces.