Recorrido a pie por el Montico

Tiempo aproximado (ida y vuelta): 3 horas.

Distancia: 13 Km.

Desnivel: 288 metros – 372 metros – 288 metros.

Dificultad: Media.

Excursión por el Montico Este paseo lo podemos empezar, bien desde el casco urbano, por el camino de las Piscinas, pasando por el puente de la vía y por el camino del monte hasta la corraliza del Montico, o bien acercarnos en coche hasta este sitio e iniciarlo desde aquí.

Desde este punto, detrás de la corraliza, por el paso existente en el vallado, empezamos a subir hacia el pinar viejo, dejando el monte “Matapiojos” a la izquierda. Una vez arriba, mientras recuperamos el aliento, nos giramos para ver por donde hemos subido.

Contemplaremos una hermosa vista de Marcilla y sus alrededores.

Continuamos por el camino que bordea el Pinar, mientras observamos las diferentes y llamativas especies de mariposas que revolotean a nuestro alrededor, seguimos por el borde del pinar dejando el camino que gira a la derecha, podemos acercarnos a la palomera que está a mano izquierda, sobre el barranco, donde veremos en primer término el Sotico, y más allá otra vez Marcilla y el barrio de la Azucarera. Desde aquí podemos observar los acrobáticos vuelos de los milanos, y también el vuelo de los buitres que aprovechan las corrientes ascendentes de aire que se producen sobre el cauce del Barranco para remontar el vuelo.

Siguiendo por el borde de los pinos, observamos una formación de sabinas que contrastan con los pinos que las rodean. Llegamos hasta el final del pinar viejo y si nos asomamos con cuidado, podemos sorprender a la pareja de águila real, que tiene su posadero por esta zona.

Seguimos por la senda que va bordeando la cabecera del barranco, donde se encontraba el antiguo basurero, hasta encontrarnos con el camino que asciende hasta la muga con Caparroso. Girando a la izquierda nos dirigimos al mirador sobre el río Aragón. Después de observar la hermosa vista de toda la comarca desde este punto, damos la vuelta y nos dirigimos, en paralelo a la viña, en dirección al almacén que se ve en lo más alto.

Este camino de ida y vuelta lo podemos realizar siguiendo el camino o bien internándonos en el pinar, (ya sea el pinar viejo o el de reciente plantación) donde podremos apreciar los diversos trabajos silvícolas que se vienen realizando en la repoblación el monte, observando las diferentes especies plantadas para su recuperación como monte de tipo mediterráneo con especies arbóreas (pino carrasco, encinas y sabinas) o especies arbustivas (espino negro, lentisco, labiérnago, enebro, jara, efedra, etc, además de las regeneradas de forma natural como son, tomillo, romero, rosal silvestre e infinidad de plantas de menor porte) como las herbáceas que salpican todo el recorrido.

Al llegar a la vaguada, debajo del almacén de la viña, buscamos el paso en el vallado para iniciar el descenso por la muga entre Villafranca y Marcilla, donde se ha originado un pequeño barranco de gran belleza. Empezando entre los pinos y descendiendo llegamos a una ladera cubierta de romeros, tomillos y aulagas. Si el paseo lo realizamos en los meses de abril o mayo y el invierno ha regalado con suficiente agua estas tierras, observaremos la explosión de colores que nos ofrecen sus innumerables flores.

Siguiendo por la muga llegamos a un camino, a mano derecha que nos llevará al término de Marcilla. La propuesta es seguir el curso del barranco hasta encontrarnos con el cercado de una ganadería de reses bravas que dejaremos a la izquierda.

Excursión por el MonticoDejando al fondo la autopista y con el borde del camino cubierto de almendros y retamas, giramos a la derecha y ascendemos por el camino y nos volvemos a encontrar con la repoblación efectuada en todo el término del Montico.

Continuamos por el camino entre las laderas cubiertas con infinidad de romeros, tomillos, aulagas, coscojas, diversas herbáceas y otras especies que hace impensable que esta cobertura vegetal fuera posible hace unos años, para encontramos con una balsa en el lado izquierdo.

En este punto dejamos el camino y por el borde de la balsa llegamos a una vaguada por la que remontaremos hasta alcanzar el camino del Montico, o bien, a unos 200 metros de la balsa, entre unos espinos y romeros, giramos a la izquierda y subimos por la ladera hasta terminar los pinos para nuevamente girar a la izquierda y bajar por la otra ladera hasta encontrar un camino ligeramente marcado que después de unos almendros desemboca en otro camino, teniendo enfrente la ganadería de los Hermanos Merino.

Al llegar a ese camino, giramos a la derecha, y continuamos por él hasta cruzarnos con el camino del Montico y con el punto de inicio de este paseo. Llegamos a su punto final si hemos venido en coche. En caso contrario, volveremos al pueblo por el mismo camino por el que llegamos al Montico.

Recorrido por el Montico (Tamaño 113 Kb).